Subtítulo

Blog misceláneo de Pablo Alemán (textos sujetos al derecho del autor)

viernes, 19 de agosto de 2016

Escombros

Se quedó

Se quedó allí,
reposado el granito
como un cadáver.





Dime

Por favor, dime
en qué ruinas se encuentran
nuestras mañanas.




Siempre vida

En los escombros
brota lo que siempre hubo,
surge la vida.



Textos: Pablo Alemán, 2016. 
Imagen 1ª: Google. 
Imágenes 2ª y 3ª: Pablo Alemán, 2016.

lunes, 15 de agosto de 2016

Fuerteventura

Versos de tierra

Versos de tierra
en precioso desorden 
para mis ojos. 


Molinos grises

Molinos grises
fraguan vasos de vida
con viento y sol.


Falsas estrellas

Mientras buscaba
falsas estrellas de hielo,
siempre estuviste.



Regazos de olas

"Regazos de olas",
ondulante metáfora 
de la memoria.


Surgen palmeras

Surgen palmeras
en medio del erial
marrón y azul.


Solo esqueletos

Nunca empezaron
ni llegaron a ruinas.
Solo esqueletos.

 
Sin vuelta atrás

Y, sin quererlo,
trazamos el camino
sin vuelta atrás.


Poemas e imágenes: Pablo Alemán, 2016.

jueves, 11 de agosto de 2016

Luz vertical

Puro óxido

Nunca lo dudes:
Una es pura madera.
La otra es puro óxido. 


La noche cursa

La noche cursa
siempre su opacidad
pese a tu luz. 


Luz vertical

Luz vertical 
que enturbia mi memoria
desde el silencio.



Poemas: Pablo Alemán, 2016. 
Fotos: Google.

sábado, 6 de agosto de 2016

Mar de palmeras

Nuevo en viejo

Vieja palmera
en crujiente explosión
de nuevo verde.




Mar de palmeras

Mar de palmeras
en el que recordar
toda la infancia.





Puedo encontrarte

Bajo laderas
de barrancos azules
puedo encontrarte.


jueves, 4 de agosto de 2016

Isla en recuerdo (propuesta juevera)

Hola; me sumo a la propuesta juevera de Charo Cortés y les pongo un relato que, al utilizar el tema, me vienen muchos recuerdos a la mente. 

Saludos.
Pablo.

Isla en recuerdo

Pisé dos veces la isla de El Hierro. La primera vez fue en recuerdo de mi abuelo paterno, lugar de donde partió un ancestro común por razones perdidas en su cajón bombeante y cuyo tataranieto volvió a la Isla del Meridiano solamente para realizar la instrucción militar. 

Allí, en esa Isla, recorrí su todavía apellido bimbache, repiré y toqué esa realidad como si en verdad no fuera un paisaje, sino una persona con la que compartí la infancia y la inocencia y que me enseñaba sus secretos.

Al regresar, inmediatamente visité a mi abuelo, que, con cierta paciencia, esperaba ansioso mi vuelta. Cuando le relaté mi travesía en el Meridiano, mi abuelo enarcó una sonrisa casi irónica, se recostó en su sofá de todos los días y me dijo con quietud: 

- Bueno, ahora te voy a contar cómo fue en realidad. 

De esta manera, con las palabras como adoquines, logré pisar por segunda vez la isla del Meridiano. 

(Pablo Alemán, 2016)

Foto: Google.

martes, 2 de agosto de 2016

Presente siempre

Contemplada

Palmera al aire
siempre contemplada
por la montaña.



Innegable

Fue a descubrir,
pero lo supo siempre:
Que era innegable.



Presente siempre

Presente siempre
su silueta en la noche
más tenebrosa.
 


 

domingo, 31 de julio de 2016

El sarantontón

En el estanquillo de la finca de mi padre me encontré un sarantontón que luchaba por no ahogarse con el agua empozada ni con el limo flotante del lugar. Tras observar este espectáculo, lo acerqué a una pared rugosa para intentar salvarlo. No obstante, para mi sorpresa, siguió con su propia tortura. Entonces, sin pensarlo mucho, metí la mano para rescatarlo definitivamente y, mientras lo colocaba en el borde del pequeño estanquillo de la finca de mi padre, el colorido escarabajo se abovedó sobre sí mismo. Opté por alejarme un poco, haciendo que, por reacción, se empezase a mover hacia lugares insospechados. En el mismo instante en que me dispuse a marchar, una paloma atrapó al sarantontón y se lo llevó sin saber a dónde. 

(Pablo Alemán, 2016) 

 Foto: Google.