Subtítulo

Blog misceláneo de Pablo Alemán (textos sujetos al derecho del autor)

miércoles, 26 de octubre de 2016

Mil y una historias (propuesta juevera)

Hola; me sumo a la propuesta de Pedro Pablo. Llevo semanas sin participar... la realidad es la realidad. En fin...

Un abrazo a todos/as.
Pablo.

Mil y una historias

Hubo una época en la que me encantaban los grandes paseos por la ciudad. Siempre los recuerdo como una era de descubrimientos que, por un lado, maduraron mi mirada y, por el otro, mantuvieron mi curiosidad como la de un niño de cinco o seis años. 

Entre esos trayectos, pasaba delante de un local abandonado con un aspecto muy peculiar. Me llamaba mucho la atención la pintura cascarillada y desvaída de las paredes a merced de las luces y el aire del mar; también sus ventanas desvencijadas y el cartel invitando a entrar para comenzar una historia.


Además, cada vez que me acercaba a este sitio y pasaba de largo, me imaginaba una historia tras otra sobre multitud de personas que lo visitaron en su momento. Un día podría ser una cosa tan simple como la quedada semanal de los amigos amigos de siempre; otro, un cita discreta entre desconocidos. Y, en ocasiones, una mujer sentada en solitario en una mesa para descargar a tragos sus días de rabia.


(Sí, me encantaba eso de darle un sin fin de historias a un cadáver con un pasado desconocido)


Pero, como ocurre en toda realidad, el producto de nuestros desvaríos resulta ser el choque más violento con todo lo que se nos presenta delante.


Y allí estaba. Una hoja de madera desquiciada se había abierto por el uso del destiempo. Y con la hoja de madera, el miedo abierto de mi interior, el temor por derrumbar todo el universo especulativo que había inventado. Toda su vida imaginaria. Todo lo que representaba en mis ojos. Todo para que fuera un presente sin sonido ni gloria.


Y, no obstante, la curiosidad me empujaba a su interior, como así fue. La barra empolvada, los espejos vacíos, las mesas descuadradas. 

Al fin y al cabo, era lo que me imaginaba. No había nada nuevo ni fuera, ni dentro de mí. 

Hasta que observé un objeto en medio de la nada, un libro en el mismo suelo, boca abajo, del mismo color verde desteñido que la puerta que acababa de atravesar.


Tras mirar a todos lados para confirmar mi soledad, me adentré poco a poco, procurando estabilidad entre mis pasos y mis pensamientos. Cogí el libro y observé la portada. No tenía título. Lo mismo con su lomo. 

Nada.


Finalmente lo abrí y, tras leer varias veces las letras en grande, me quedé mirando al espejo que tenía detrás de la barra de las miles de personas que me había inventado.


“Comienza tu historia”.


(Pablo Alemán, 2016)

35 comentarios:

  1. Hola! antes que nada, me alegra que hayas retomado tu participación en nuestros encuentros jueveros. Siempre es grato saber que la gente "no se va"sino que quizás se aleje un tiempo para volver renovados.
    Seguidamente y luego de leer tu texto me sorprendo por los varios puntos de coincidencia entre tu relato y el mío! Aún cuando sean distintos hay puntos de contacto evidentes, al menos para mí. Ya me dirás si también los encuentras cercanos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí tu texto y me encantó. Supongo que fue una confluencia de genios, como decía una profesora que tuve. Los lugares vacíos, además de sus objetos, los llenamos nosotros. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ese esqueleto en que se ha convertido la casa, da mucho juego a la hora de imaginar historias. Sin lugar a dudas, habrá muchos argumentos, tantos como personajes se reflejan en el espejo.
    Me quedo con la curiosidad por alguna de ellas.
    cariños jueveros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos en nuestro entorno un lugar parecido, esperando a ser descubierto por nuestra imaginación. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Podemos visualizar todo lo que imaginamos, movernos entre nuestros escenarios y seguir recreando pasados si alguien nos reconoce. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar eso, un gesto, un lugar o un objeto y, enseguida, un viaje al pasado en 3, 2, 1,... Un abrazo.

      Eliminar
  4. Tu relato me ha gustado mucho: dices todo pero velado. Un libro que no contenia nada Sin decir nada, ni habia en el lugar nada nuevo, solo tu con la compañía de estos miles de personajes que finalmente aparecen detrás reflejados en el viejo espejo.... Como estamos en Halloveen. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aunque no sea Halloween. Siempre les damos vida a esos lugares en que, aparentemente, no hay nada. Saludos.

      Eliminar
  5. Y es que en la nada puede haber un todo.....Un libro en blanco esta dispuesto a abrir un monton de historias y posibilidades. Me encanta que hayas regresado a los jueveros y la forma en que has llevado tu relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola; me encantan los jueves, je, je. Imaginación procura mucha magia y más si está escrita. Un beso.

      Eliminar
  6. Muy interesante, celebro que hayas vuelto a los jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de pasar por los blogs. Viene a ser como abrir nuevas puertas. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues si, muchas veces nuestros sueños e imaginación son superiores a la realidad.
    Lo vemos claramente en nuestros relatos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. No hay mas prolífico que los paseos por la ciudad para un poeta en movimiento literario. Muy original texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. La ciudad tiene ese paisaje personal que se complementa con cada uno, tanto en la realidad como en la ficción. Saludos.

      Eliminar
  9. Mucha imaginación y originalidad veo en tu relato juevero.

    Me alegra te hayas unido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo de tu poema. A ver si continúo el ritmo. Besos.

      Eliminar
  10. Hola Pablo, me gustan esas miles de historias inventadas detrás de la puerta. Un abrazo y gracias por visitar mi escondite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno nunca se aburre a pesar de que el lugar sea el mismo. Un placer pasar por tu blog. Saludos.

      Eliminar
  11. Bien, muy entretenido relato en que se cruzan miles de historias imaginadas quizás reales, me ha gustado mucho tu historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho que pudieran ser reales le da su toque de magia. Un saludo.

      Eliminar
  12. Detrás de la puerta, un libro. Detrás del libro, la nada o los personajes que habitan en tu imaginación. Buena relación :)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y detrás de todo eso, la libertad. La libertad de tu imaginación. Un beso.

      Eliminar
  13. Buen juego...dejar que cada lector haga del final el principio de una historia..La puerta que has elegido si que da para imaginar con ganas...besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final de algo es muy relativo. En muchas ocasiones, si no en todas, es el comienzo de algo. Un beso.

      Eliminar
  14. ¡Qué bueno hayas vuelto!
    Me gustó tu relato, esas mil historias encerradas en un sitio... y ese encontrar un libro donde la historia sea la tuya, la que comenzarás.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la que le da vida a ese lugar que no tiene vida en verdad. Y todos pueden hacerlo. Un beso.

      Eliminar
  15. Me ha gustado lo que hay detras de tu puerta, posibilidades abiertas, renglones en blanco con historias por escribir y ser vividas, casi una puerta que conduce a tu futuro

    Beso juevero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar que está supuestamente muerto es el paso a una nueva vida, aunque en la ficción o en la imaginación. Besos.

      Eliminar
  16. El vacío está lleno de nada y la nada puede serlo todo...
    Eso somos... un todo lleno de pequeñitas cosas a las que no les damos a veces la importancia que se merecen.

    Un texto muy para pensar.
    Besos eanormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú misma lo has dicho. La nada lo es todo. Lo que aparentemente son ruinas, para algunos es algo vivo, algo que puede ser nuevo. Besos.

      Eliminar
  17. La vida que pasa por los espejos, la que se esconde en las páginas vacías, la que tu seas capaz de vivir...Y todo detrás de una puerta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo esperando detrás de la puerta, por muy desvaída que sea. Besos.

      Eliminar
  18. Muy bueno ese doble juego...esperaremos nuevas historias y miles de personajes
    Un abrazo

    ResponderEliminar